1920X1080 post dormitorio

Refugio de amor en el hogar

La alcoba matrimonial es el espacio de los enamorados, el bunker de juegos y picardías, la guarida para pedir consuelo o disculpas, el oasis para el descanso y la sala de conferencias para las grandes decisiones de pareja. Por eso merece especial atención.

 

Para que el cuarto matrimonial reciba a la pareja, debe ser escogido concienzudamente. Primero, es importante puntualizar qué tipo de espacio se aspira tener, porque no es lo mismo una ambientación romántica a una clásica, minimalista o contemporánea.

 

Luego, es recomendable neutralizar ciertas tendencias que le dan características demasiado femeninas o masculinas a la habitación, porque en ella convivirán ambas. Y finalmente, pero no menos importante, debe evaluarse su practicidad a la par de lo estético.

 

Un dormitorio tiene que satisfacer las necesidades de recogimiento y orden de la pareja, por lo que escoger el mobiliario adecuado, según los hábitos de cada miembro, es fundamental para sentir el espacio como propio. Puede ser muy hermoso, pero si no es funcional, no acogerá.

 

Primero lo primero

 

La cama es la protagonista de la habitación por lo que es el primer elemento a escoger. Alrededor de esta pieza gira todo lo demás. Luego se puede pensar en mesas de noche, gaveteros, armarios o muebles multifunción.

 

Otro elemento a considerar es el tipo de material, diseño y tonalidad del mobiliario, puesto que se estima que estará en el hogar por unos cuantos años. Lo más común es escoger entre madera maciza o laminada, mientras que los colores contemporáneos son miel y wengé.

 

La ventaja de estos muebles es que resultan bastante neutrales y pueden perdurar. Así, le permitirán a la pareja variar las características de su habitación cada cierto tiempo, modificando solo accesorios y no el mobiliario completo.

 

Si el metraje lo permite, se puede agregar un gavetero vertical, un baúl a los pies de la cama, un armario extra, una poltrona o un mueble multifuncional para el televisor, reproductor de video y música.

 

Dormitorio de autor

Una vez definido el mobiliario es momento de aplicar colores, texturas e iluminación. Los accesorios son los que reflejan la personalidad de la pareja. Allí se puede jugar con colores neutrales para las más conservadoras, o brillantes para las más osadas.

 

Los colores dependerán del espacio de la habitación. Si se trata de una alcoba amplia, es posible jugar con algún color atrevido en una pared, por ejemplo. Lo importante es que no ataque tu espacio.

 

Para una habitación pequeña, los colores intensos abruman si los colocas en una pared. Allí es mejor optar por los claros y dar pinceladas de tonos más brillantes en destalles como los cojines de la cama, un portarretrato, un jarrón o un cuadro.

 

Para decorar puedes trabajar con colores primarios o con colores complementarios (combinación de colores primarios), que son más fuertes y contrastantes; así como con colores análogos (vecinos en el círculo cromático) que generan ambientes más relajados y tranquilos”.

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.