Qué pintura usar para darle color a su hogar

Pintar es una de las actividades básicas en las que pensamos cuando queremos renovar nuestros ambientes en casa. Con toda seguridad, cambiar el color de las paredes le otorga un nuevo aire a nuestro hogar y es generalmente en esa elección de colores en donde se enfoca la decisión de compra. Pero elegir el tipo adecuado de pintura, según sus características y aplicaciones, influye muchísimo en el resultado.

Conozca los distintos tipos de pintura, sus usos y bondades, para que pueda escoger lo más conveniente de acuerdo con sus gustos y necesidades.

• Para espacios interiores

La pintura por excelencia para espacios interiores es la pintura de caucho, un tipo de pintura que puede utilizarse tanto en techos como paredes. Se conoce también como pintura plástica o de agua, porque se disuelve y rebaja con agua.

Se trata de una pintura muy duradera, resistente a la humedad y lavable. Además es económica, muy fácil de aplicar, desprende poco olor y se seca rápidamente.

Según la apariencia que desee obtener puede elegir entre sus acabados:

Caucho mate: De acabado opaco, sin brillo ni reflejos de luz. Ideal para paredes irregulares porque ayuda a disimular las imperfecciones. Es recomendable para espacios de poco tránsito como las habitaciones o la sala de estudio.

Caucho satinado: Ofrece un acabado brillante más sutil que refleja la luz, resalta el aspecto decorativo y aviva los tonos, así que será la pintura a elegir si desea colores intensos en sus paredes. Es más duradera y fácil de limpiar, por lo que se recomienda para habitaciones de niños, pasillos, algunos espacios exteriores, cocinas y baños.

• Para espacios exteriores

La pintura ideal para espacios externos es la pintura de esmalte. Es más duradera, resiste mejor la suciedad y conserva el brillo de manera más eficaz en la intemperie.

También es la pintura más adecuada para utilizar en marcos de puertas y ventanas, para pintar muebles y otros objetos en carpintería y para aplicar en espacios de mucha humedad como baños y cocinas.

Se conoce como pintura sintética o de aceite, porque está hecha a base de disolventes o aceite en lugar de agua. Es más espesa que la pintura de caucho; requiere colocar una base antes de su aplicación, tarda un poco más en secar y desprende fuerte olor, por lo que amerita una buena ventilación si se va a trabajar en interiores.

Para lograr distintas apariencias y texturas en sus paredes solo tiene que elegir entre sus acabados diversos: además del esmalte mate y el brillante, existen esmaltes decorativos especiales como el martillado y el metalizado.

El esmalte martillado, como lo indica su nombre, crea un efecto en la superficie que aparenta haber sido golpeada con un martillo. Genera una película de alta dureza, resistencia y brillo. Se recomienda para paredes que estarán expuestas a trabajo duro, para disimular imperfecciones, así como para decorar y proteger piezas de madera o metal como estanterías, mobiliario y maquinaria.

El esmalte metalizado también toma su nombre del efecto que logra en la superficie simulando la apariencia del metal. Es una pintura que refleja muy bien la luz, agranda visualmente el espacio y ayuda a crear un ambiente urbano, industrial, sofisticado y elegante. Por su efecto, se recomienda aplicar en pequeñas superficies o para decorar espacios muy determinados.

Existen también variantes de pintura de caucho que funcionan muy bien para exteriores. Son productos a base de agua de altísima calidad recomendados para aplicar en espacios donde se requieran óptimas condiciones de resistencia.

La pintura de caucho para exteriores tiene excelente retención de color frente a las condiciones del medio ambiente, proporciona un acabado más duradero, así como embellece y protege la superficie expuesta a la intemperie. Además se puede utilizar sobre techos, madera, paredes de concreto, cartón piedra y similares.

• Para acabados especiales

Además de las pinturas de caucho y esmalte, existen pinturas decorativas especiales que permiten lograr acabados distintivos. En este ámbito, las más populares son el grafiado y el estuco.

El grafiado ofrece un acabado texturizado tipo rayado con efectos que pueden variar según el método de aplicación. Es de alta resistencia y durabilidad, sirve para disimular imperfecciones en el friso y ofrece una excelente protección y estética a superficies expuestas a la intemperie. Es por ello que se recomienda especialmente para decorar fachadas, muros, patios y techos.

El estuco, por su parte, ofrece un acabado liso y brillante que imita al mármol pulido. También permite jugar con las texturas, el relieve y diferentes tonalidades, aportando gran belleza a la superficie. Es muy versátil, se adapta a cualquier tipo de construcción y además de su función decorativa es un excelente impermeabilizante para las paredes.

 

No olvide que antes de iniciar la renovación de sus espacios es posible que requiera aplicar un fondo. En este tipo de producto también existen múltiples opciones, las cuales varían según el material, características y condiciones de la superficie, la resistencia que quiera obtener y el efecto que desee otorgarle a sus paredes.

Así que considere en primer lugar todas estas variables, tome entonces su mejor decisión y ¡a pintar!

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.