Qué es el hygge y cómo aplicarlo para un hogar más feliz

 

Inspírese en la filosofía de vida de los daneses para decorar su casa con criterios de bienestar y construir así ambientes ideales para propiciar un hogar más feliz.

 

¿Sabía que, según un estudio anual de la Organización de Naciones Unidas, Dinamarca es considerado el país más feliz del mundo?

De acuerdo con el Informe Mundial de la Felicidad de la ONU, el cual presenta cada año una lista de las naciones más felices con base en un análisis de factores tanto económicos como sociales, los daneses ocupan el primer lugar y se han mantenido liderando el ranking durante varios años de manera consecutiva.

Pero más allá de los indicadores considerados para el reporte, se afirma que es su especial filosofía de vida la que ha permitido a Dinamarca superar en índices de bienestar a los demás países. Es por ello que ahora se busca exportar al mundo esta cultura de la felicidad, una forma de vida que los daneses resumen en una palabra: Hygge

El Hygge es un término que proviene de una palabra noruega cuyo significado es “bienestar”; no tiene una traducción literal a los demás idiomas y se utiliza en general para hacer referencia a una actitud frente a la vida que consiste en tomarse más tiempo para estar relajados y compartir momentos agradables con nuestros seres queridos.

Si aplicamos este concepto a la decoración del hogar, una casa de “estilo hygge” es aquella que cuenta con espacios acogedores, confortables, donde las personas se sienten cómodas, relajadas y libres. Es un hogar cuyos rincones están conscientemente diseñados para disfrutar de buenos ratos y pequeños placeres; como leer un libro en el sofá, escuchar música, compartir una sencilla cena con amigos, ver televisión en familia o simplemente contemplar la lluvia mientras se disfruta de una taza de café en la mejor compañía.

 

 

Y ¿cómo podemos hacer que nuestro hogar sea más “hygge”?

A continuación le dejamos algunas recomendaciones para que la decoración en casa logre contribuir con el bienestar y la felicidad que deseamos prevalezca en el hogar:

1. Comodidad sobre diseño: Antes que un diseño original, lindo o vanguardista, nuestros espacios deben reflejar comodidad.  En nuestra sala, por ejemplo, las preguntas a responder al momento de organizar y decorar son: ¿estamos logrando un espacio donde nos sentiremos cómodos? ¿nuestros muebles nos garantizan confort?   En este sentido, considerar tener algunos puffs o grandes cojines sobre una alfombra – donde pasar tiempo relajados con la familia y los amigos – puede ser una excelente opción. Priorice siempre la comodidad, su cuerpo y su mente se lo agradecerán. Y por supuesto, también sus seres queridos.

 

 

2. Tonalidades claras: Los colores claros nos ayudan a crear espacios más serenos, libres de estrés. Tonos como el blanco, el marrón suave o el beige contribuyen a generar ambientes de quietud. Si quiere incorporar más color lo recomendable es preferir tonos pasteles entre el azul, rosado, amarillo o verde. Es importante buscar la armonía entre los colores para inspirar la relajación y el descanso, tanto en el dormitorio como en los demás espacios de la casa.

 

 

3. Simplicidad: Evitemos abarrotar los espacios. Prefiera tener pocos elementos y que todos sean útiles y agradables. Opte por escoger accesorios que le transmitan paz y bienestar. Es recomendable colocar objetos que le traigan buenos recuerdos o le despierten sentimientos positivos. Las fotografías familiares, las imágenes de los viajes memorables, esos pequeños adornos que le gustan mucho y tienen un rincón especial son los detalles que hacen de su casa un lugar único y la convierten en “su hogar”.

 

4. La luz no puede faltar: La luz es vital para el hogar, la recomendación es preferir siempre las entradas de luz natural en todos los espacios de la casa; si esto no es posible, puede recurrir a una iluminación artificial que transmita calidez. Las velas, inclusive, son una opción buenísima para recrear un ambiente más “hygge”, cálido y acogedor.

 

 

5. La madera: La madera es un elemento protagonista en esta tendencia; en cualquiera de sus variedades le aporta calidez al ambiente. Puede incorporarla en los muebles o en accesorios como los marcos de los cuadros o en repisas. También puede optar por el uso de paletas, ya sea en algunos muebles o cualquier otro elemento decorativo, lo cual se alinea perfectamente con el estilo “hygge”.

 


6. El toque verde: Las plantas y flores también son fundamentales, pero el ambiente no debe verse recargado. Incorporar solo unas cuantas plantas puede mejorar nuestro bienestar. Escoja plantas que se adapten a su espacio y revise los cuidados que requieren. Las colgantes son decorativas y muy funcionales cuando el ambiente es pequeño; también se recomiendan cactus y suculentas, las cuales se dice que protegen el hogar de energías negativas y limpian el ambiente.

 

Tenga en cuenta estos criterios al momento de organizar su casa y generará un ambiente que invitará a todos a la relajación y a compartir. Pero, lo más importante, no olvide que el Hygge es esencialmente una actitud. Asuma esta filosofía como un estilo de vida y seguramente su felicidad ¡aumentará!

 

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.