Pegamentos con dureza de piedra

¿A quién no se le ha roto un jarrón de cerámica o un segmento del parachoque de su carro? ¿Quién no ha necesitado unir dos partes metálicas, incluso de cosas tan delicadas como joyas? Los adhesivos epóxicos son los productos perfectos para resolver estos problemas domésticos “en un santiamén”.

Un adhesivo epóxico es un material polimérico termoestable que se endurece al mezclarlo con un agente catalizador o endurecedor y no es más que un plástico de muy alta resistencia a los impactos, solvente, gases y temperaturas elevadas.

Hay muchas aplicaciones de las epóxicas en la industria en general. Sin embargo, en ferreterías y demás comercios relacionados, se venden en presentaciones de dos pequeños tubos para un uso mayormente doméstico, normalmente, de hasta 50 gramos de contenido.

En casa pueden ser muy útiles, porque muy pocos materiales se resisten a la poderosa fórmula de estas sustancias. Las damas pueden encontrar un variado uso tanto en la joyería, como en la bisutería, por ejemplo en prendas dañadas, mientras que para los caballeros estos pegamentos son de gran utilidad en casi todos los campos.

 

Pegas metálicas

Los productos en esta gama de soldadura en frío, son perfectos para adherir y reparar todo tipo de metales, como acero, acero inoxidable, hierro, cobre, latón y aluminio. Son resistentes al agua, los solventes livianos, aceites, ácidos y grasas. Algunos pueden aguantar hasta casi los 100ºC de temperatura.

Los empaques de estos productos casi siempre traen una bandeja con espátula para mezclar la resina con el endurecedor o catalizador.

 

Masillas

Las masillas epóxicas son capaces de reparar y pegar un gran espectro de materiales, tales como la madera, metal, cerámica, plástico, corcho, vidrio, entre otros, y se endurecen a los cinco minutos de hacer contacto con la superficie.

Estas masas especiales están formuladas para soportar temperaturas bajo los 0ºC y hasta los 50ºC.

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.