estuco post

Paredes deslumbrantes con estuco

Cuando se habla de novedad y practicidad en pintura decorativa, el estuco surge como una de las opciones más utilizadas. Esta técnica permite dar a las paredes un toque distintivo muy lujoso. Además, su aplicación no es complicada: basta con tener los materiales adecuados como espátula, llana, lija y lana de acero.

 

El estuco es una pasta que se genera al mezclar materiales como el yeso, mármol en polvo, cal apagada y ciertos pigmentos. Generalmente es utilizado para revestir decorativamente las paredes y en algunos casos los techos. A la aplicación de esta mezcla se llama “estucado”. Una vez secado el material, el endurecimiento logrado le da gran durabilidad. Gracias a algunos tratamientos puede responder a algunas formas ornamentales, por lo que puede ser pulido, además de tallado y el modelado.

 

Entre los acabados del estuco más utilizados se encuentra el denominado tipo veneciano, cuyo nombre se le debe a los intentos llevados a cabo por la arquitectura veneciana para dar con una imitación del mármol. La presentación del estuco puede ser de dos formas: en polvo, el cual se debe preparar con agua; o, en pasta, que ya viene lista para su aplicación y al cual se ha denominado “estuco plástico”.

 

Preparación y aplicado

La mayoría de los estucados son a base de agua y resulta en un revestimiento muy decorativo, disponible en gran variedad de colores. También existen colorantes para tintarlo. Una vez mezclado el estuco, hay que esperar algunas horas para utilizarlo. Se recomienda aplicar el estucado a una temperatura ambiente de 15°C a 18°C y una humedad relativamente normal. No se debe aplicar a pleno sol ni en día de lluvia.

 

En el caso de haber aplicado estuco veneciano, luego de 24 a 36 horas puede pintarse, para ello se debe utilizar una pintura acrílica ya que ofrece la flexibilidad y elasticidad necesarias. Para finalizar el acabado hay que pulir la pared con un paño bañado en cera para proteger y añadir más brillo al estucado.

 

Es importante cubrir un lienzo de pared de una sola vez, no sólo por la regularidad del motivo o estilo que se haya escogido, sino también para evitar una demarcación visible. De no poder cubrir la pared completa, se puede pegar una tira de cinta para pintar que permitirá ver el acabado en perfecta línea recta.

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.