ferreteria-epa-venezuela-mantenimiento-de-desmalezadoras-post

Consejos para alargar la vida útil de su desmalezadora

Las desmalezadoras son herramientas que aligeran el trabajo en el jardín, pues en poco tiempo y con gran efectividad se puede cortar maleza, grama y otra vegetación no deseada.

 

Pero el mantenimiento y el buen uso de estas máquinas son clave para que funcione por mucho tiempo. El operador de la desmalezadora debe realizar algunas tareas antes y después de hacer su trabajo, cada vez que use el equipo.

 

Es un proceso sencillo pero obligatorio, si se quiere extender la vida útil de esta herramienta tan importante en hogares de amplios jardines.

 

De forma general, se debe cuidar la mezcla de combustible y aceite que el fabricante sugiere para recargarla y que el hilo de nailon esté en buenas condiciones, al igual que el cabezal.

 

Antes de usar

Llenar el tanque de combustible es el primer paso, para lo que muchos fabricantes sugieren gasolina sin plomo con un poco de aceite de motor. Es importante verificar las proporciones que se ofrecen en las instrucciones de uso: 20 cc de aceite de motor de dos tiempos por cada litro de combustible.

 

Luego se debe cebar el motor, pulsando un botón que es visible en la parte de abajo. Hay un tubo transparente por el que se observará cuando ya esté lleno el conducto.
Así queda la desmalezadora lista para el arranque, que debe hacerse como señalan las instrucciones del fabricante.

 

Siempre la velocidad debe estar en 1 para iniciar. No es recomendable encender el motor en una velocidad mayor. Tampoco debe jalar tan fuerte la cuerda de nailon, pues se puede averiar el muelle que lleva dentro, donde se enrolla. El arranque se puede lograr con un movimiento muy sutil.

 

Después de usar

Al terminar el trabajo, hay que comprobar el estado del filtro de aire y de la bujía. Para lo primero, hay que abrir el compartimiento donde está, que regularmente se abre quitando un tornillo con una llave Allen, que tiene forma de “L” y viene junto a la máquina.

 

El filtro es una goma espuma que puede lavarse con agua y jabón, pero es importante que esté bien seca cuando se vuelva a colocar en su sitio.

 

Para revisar la bujía se procede igual que con el motor de un vehículo. Se retira el cable y con la ayuda de un sacabujía, se afloja esa pieza y luego se termina de desenroscar con la mano.

 

La bujía no puede tener grasa ni residuos de gasolina. Si está en perfectas condiciones se vuelve a colocar en su sitio.

 

Y finalmente, hay que dejar libres de combustible todas las piezas de la máquina. Se hace de forma muy sencilla: vaciar el tanque de gasolina por completo y encender la desmalezadora hasta que se apague por sí sola. Este último paso evita que, al dejar el carburador lleno, se haga un tapón con el aceite cuando se evapore la gasolina.

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.