ferreteria epa venezuela-doga-yoga para perros_POST

Conéctate con tu perro a través del “doga”

En una época en la que hombres y mujeres estamos más conscientes del cuidado y la necesidad de la armonía entre cuerpo, mente y alma, el yoga ha tomado relevancia. Y es que más que una moda, esta disciplina se ha convertido en una alternativa para quienes están en búsqueda de equilibrio físico, psicológico, mental y espiritual.

 

Pero no sólo los seres humanos podemos obtener beneficios de la práctica del yoga; hoy día inclusive nuestras mascotas pueden hacerlo a través del “doga”, que no es más que sesiones de yoga adaptadas a los perros y sus dueños. Su nombre proviene de un juego de palabras entre dog (perro en inglés) y las últimas letras de la palabra yoga.

 

La entrenadora de doga, Jeriuska Garrido, asegura que es una experiencia única para esos perritos inquietos que pasan poco tiempo con sus amos, pues su práctica les brinda la oportunidad de interactuar y crear verdaderas conexión a través del contacto físico.

 

Para hacer doga solo es necesario tener ganas, un sitio que se preste para la relajación y una colchoneta o toalla pequeña. Si bien es excelente que el dueño del can tenga algún conocimiento de yoga, no es indispensable contar con preparación previa para iniciarse en esta disciplina.

 

La edad y raza tampoco son restrictivos: pueden participar desde cachorros hasta canes de edad avanzada, para los que es un ejercicio muy beneficioso por ser de bajo impacto.

 

Lo recomendable es hacer sesiones de 20 minutos, tres veces por semana. “El doga les ayuda a estimular el sistema digestivo y circulatorio, además de darles estabilidad y tranquilidad”, afirma Garrido, quien se inició en esta práctica gracias a su cachorra. “Yo soy bailarina profesional, y cada vez que estaba haciendo mis ejercicios de estiramiento notaba como mi perrita se acercaba a imitarme, la incluía en mis prácticas y luego me puse a investigar acerca del doga, y decidí dedicarle tiempo”.

 

Ejercicios básicos del yoga para perros

Para manejar al perro en una sesión se trabaja con movimientos sencillos en los que el dueño guía a su mascota bajo los principios elementales del yoga. Al inicio hay que tener mucha paciencia, porque los principiantes suelen estar inquietos al enfrentarse con una nueva actividad.

 

Lo más indicado es tranquilizar al perro con una caminata y, al lograr sentarlo, practicar técnicas de respiración. Una vez que el perro sienta confianza y esté sentado, el amo debe brindarle apoyo para que realice posiciones de estiramiento que varían de acuerdo al tamaño y raza del perro. Para finalizar se premia con masajes en las patas o sobre el lomo.

 

Durante la primera sesión se puede conseguir que el perro haga un máximo de tres posturas durante un período de hasta dos minutos. El tiempo de cada sesión podrá incrementarse progresivamente.

 

Así que ya sabes, si quieres que tu amiguito de cuatro patas mejore su flexibilidad y disminuya el estrés y la ansiedad, el doga es una excelente opción.

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.