circulo-cromatico-FerreteriaEPA

Cómo usar el círculo cromático en el hogar

Valerse del círculo cromático para comenzar a evaluar, como todo un diseñador, combinaciones que ya sea buscando calidez, similitud o contraste, le den al hogar ese toque especial que se está buscando, es muy importante.

Por ejemplo los colores que se encuentran uno frente al otro son considerados complementarios, y al colocarlos juntos en un ambiente le dan realce a los detalles, pues con ellos se genera un efecto dramático, como con el amarillo y el violeta, el rojo y el verde, o el azul con el naranja.

Estas combinaciones generan muchos estímulos, por lo que son ideales para espacios de trabajo o donde hay una activa vida social, como el salón principal y el comedor.

Los colores que son vecinos en el círculo cromático son considerados análogos, y como sus vibraciones son semejantes resultan ideales para generar ambientes más relajados. Combinaciones entre azul y verde, por ejemplo, son recomendadas para las habitaciones o salas de baño.

Asimismo, el círculo cromático está divido en dos mitades, una que contiene los colores cálidos y otra los fríos. Los primeros, que se extienden desde el rojo, pasando por el naranja y llegando al amarillo, tienden a darle energía a los espacios y transmiten vivacidad, pero si tienen demasiado protagonismo pueden resultar agobiantes.

Los segundos –azules, verdes, violetas– son perfectos para espacios pequeños porque dan idea de amplitud y suelen estimular la tranquilidad, puesto que son sedantes, aunque con ciertas combinaciones pueden dar un halo sombrío o melancólico.

No hay comentarios

Agregar un comentario