cómo-hacerle-mantenimiento-lámparas-y- alargarle-vida-útil-POST

Cómo hacerle mantenimiento a las lámparas y alargarle su vida útil

La tarea de darle mantenimiento a las fuentes de luz en el hogar sólo necesita planificación, un poco de tiempo, trabajo en equipo y algunos materiales de limpieza que hay en cualquier casa. Sólo queda emprender la acción

 

Cuando una lámpara está nueva, fascina la forma como ilumina la estancia en la que fue colocada. Pero, con el tiempo pareciera que va perdiendo ese encanto de los primeros días, y su brillo va descendiendo.

 

Estos accesorios que dan luz al hogar necesitan de vez en cuando limpieza y, en algunos casos, reemplazos de algunas de sus piezas para que vuelvan a ser tan relucientes como cuando fueron sacados de su caja.

 

Uno de los principales enemigos de las lámparas es el polvo. Si no se les sacude con frecuencia se va acumulando, creando una capa que impide que la luz generada por el bombillo tenga fuerza. El calor que generan también es un factor negativo para las lámparas, porque va tostando las zonas cercanas, haciéndolas más oscuras.

 

Pero ese panorama sombrío no tiene por qué desanimar. Con una planificación de mantenimiento a todas las lámparas de la casa se puede alargar la vida útil de esas piezas, y hacer que su luz se extienda por más tiempo.

 

Esa limpieza será más efectiva si se escoge un día al mes, por lo menos, para atender todas las lámparas. La participación de la familia será determinante en el tiempo de ejecución de esta tarea: mientras más involucrados haya, más rápido se cumplirá el objetivo de dejarlas relucientes.

 

El primer paso es desconectar de la corriente eléctrica la pieza a limpiar. En el caso de los apliques hay que asegurarse que el interruptor esté en el lugar de “apagado” para evitar alguna descarga. Si las lámparas están altas, sería necesario conseguir una escalera y un ayudante que vaya recibiendo las partes que se quitan.

 

Hay que desarmar cada una de las piezas con mucho cuidado, especialmente si son de vidrio. También es necesario quitar todos los elementos que sean posibles.

 

Se recomienda no usar detergentes fuertes; mejor es disolver una pequeña cantidad de alcohol en agua y usar esa mezcla para humedecer un paño (que no expulse pelusas) para pasarlo suavemente por las superficies de la lámpara. Algunas personas usan una mezcla de agua, vinagre y bicarbonato para realizar esta tarea.

 

Quienes ejecuten esta actividad deben tomar en cuenta que las pantallas de algunas lámparas son de papel, cartón, plástico o algún otro material que se daña fácilmente si se moja o cae. La manipulación debe ser muy cuidadosa.

 

 

compras-en-epa-por-telefono

 

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.