El baño constituye una de las habitaciones más utilizadas en el hogar que fácilmente puede convertirse en un spa. Lo único que necesita es juntar los elementos básicos  para hacer de este espacio un verdadero lugar de relajación.

¿Cómo hacer un spa en casa?

El baño constituye una de las habitaciones más utilizadas en el hogar que fácilmente puede convertirse en un spa. Lo único que necesita es juntar los elementos básicos  para hacer de este espacio un verdadero lugar de relajación.

 

Lo primero que debe buscar es el color ideal para revestir el cuarto de baño. Olvídese de las tonalidades llamativas, lo recomendable es usar colores que aporten tranquilidad como el blanco, azul, lila, verde, marrón y naranja claro.

 

Una vez elegido el color, el siguiente paso será modificar la iluminación, la cual debe ser tenue. Si se cuenta con luz natural mucho mejor. En el caso de la luz artificial, la amarilla es lo recomendable. Si no cuenta con un graduador de luz, coloque una lámpara pequeña para que a la hora de usar el baño como spa pueda contar con una intensidad de luz más relajante.

 

Para crear la sensación de tener el salón de belleza a casa, instale un espejo con luces de camerino. Esto es muy grato para las mujeres. Después complemente la decoración con la incorporación de utensilios propios de un spa, ambiente que consta de sensaciones, olores, colores… Es por esto que lo que se escoja debe ser agradable y suave a la vista y al resto de los sentidos.

 

En el mercado se encuentran muchos artículos para uso del cuerpo como esponjas, aceites, cremas, jabones que se pueden hallar en distintos tamaños y fragancias; esto dependerá del gusto personal. Las sales y las velas aromáticas de distintos tamaños, colores y formas no pueden faltar.

 

Trate de escoger productos con aromas que ayuden a liberar el estrés como el jazmín, el sándalo, rosas, lavanda, hierbabuena, entre otros.

 

Al decorar considere la importancia que tienen las transparencias en los espacios destinados a la relajación. Este efecto se puede lograr con vasijas de cristal, plástico o vidrio, dentro de las cuales se colocan piedrecitas de diversos colores o incluso esponjas, jabones, aceites, etc., de manera de que se cree una gama de distintos colores dentro de la transparencia.

 

Otros elementos

Si el baño es grande o mediano, se puede colocar un banquillo o silla para la aplicación de los productos de belleza. Una mesa pequeña también puede resultar muy útil para colocar en una bandeja los artículos necesarios para el tratamiento antiestrés. Con este mismo fin se puede instalar un estante.

 

Piense siempre en que el espacio no esté recargado y sea cómodo. Utilice recursos como el agua, las plantas, flores, arena y piedras colocados dentro de recipientes de vidrio o plástico transparente para conectarse de inmediato con la naturaleza.

 

Otro aspecto a tomar en cuenta es la ducha. En el mercado se ofrecen diseños variados de puertas de cristal esmerilado con motivos acordes a cada gusto. Estas elegantes puertas corredizas pueden funcionar como excelentes reflectores de luz, de acuerdo con la direccionalidad dispuesta. Si su presupuesto es corto puede instalar cortinas cuyos colores y diseños no rompan con la sensación de paz y serenidad creada con la decoración.

 

Si apuesta al lujo puede incorporar una ducha que cuente con varios  mecanismos  para direccionar  la salida del agua. Así cuando desee liberar tensiones, al ducharse podrá masajear su espalda. También puede incluir dispositivos diseñados para relajar los pies.

 

El punto focal

Si se tiene bañera, ésta debe ser un punto focal en el baño. Para tener la idea de spa, ya que será el lugar que más se disfrute, puede ser adornada con los artículos de belleza, colocando algunos a los bordes como esponjas de colores, jabones, aceites y piedras. En una esquina sería agradable a la vista colocar un par de velas aromáticas y sache.

 

Al no contar con bañera, un espejo será el punto focal perfecto si se decora con un marco grueso. Trate de que las luces de las velas se reflejen en el espejo para que todo el sitio adquiera un ambiente verdaderamente relajante.

 

Disfrute en pareja

Cuando se piensa en crear el ambiente spa en el baño de la casa suele dejarse a un lado a la figura masculina, aunque el hombre también lo disfruta, sobre todo cuando llega a casa cansado, tras un duro día de trabajo.

 

Es importante, incluir en los elementos decorativos, los gustos del hombre y hasta de los más pequeños de la casa, ya que se trata de una habitación que puede ser disfrutada en pareja o en familia. Está demostrado que un masaje relajante, junto con un baño y el olor a manzanilla, relaja el cuerpo de los niños que pasan el día cargados de energía.

 

Se pueden utilizar elementos muy juveniles, incorporando en baja proporción colores como fucsia, amarillo y azul marino.

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.