Adornos ecológicos… una solución

Ser ecológicos es una forma de vida, pero en tiempos de crisis puede resultar muy provechoso. Y la temporada navideña, que enciende el amor y la creatividad en los humanos, es un momento propicio para volver más amigo de la naturaleza.

 

En lo primero que hay que pensar es en luces que no consuman mucha energía eléctrica, y cuando ya estén instaladas no dejarlas encendidas por más de tres horas.

El árbol, como protagonista de la Navidad en la mayoría de los hogares, puede ser el de todos los años, pero sus adornos serían geniales de material reusado. Organice con toda la familia, en especial los niños, una jornada de creación y elaboración de las piezas que tendrá el pino. Use colores, brillos, escarchas y cualquier otro material que se le ocurra.

Si quiere un árbol totalmente reciclado, una idea es tomar una revista vieja y doblar cada hoja desde una esquina hacia el centro, logrando una forma triangular. Luego pegar la portada con la tapa final. Saldrá un original adorno.

El pesebre puede mantener sus figuras tradicionales, pero toda la escena es construible con papel reciclado: las piedras pueden ser bolitas de periódico pintadas y los árboles figuras recortadas de revistas en desuso.

Los centros de mesa serán más ecológicos si se fabrican con ramas secas de árboles pintadas con aerosol dorado y plateado, y colocarlas dentro de recipientes de cristal. Terminarlos con lazos y bolas de colores, e incluso con rodajas y naranjas y limones secos, frutas y cáscaras de huevo pintadas con colores vibrantes.

Otra opción para las mesas de la sala es disponer pequeños recipientes de vidrio con agua teñida de rojos y verdes, y poner velas a flotar. Quedarán listas para encenderlas durante una cena o reunión creando un ambiente muy acogedor.

Una pared de la casa puede llenarla de antiguas tarjetas de Navidad que haya recibido en años anteriores, colgando de cintas de colores de la época. Esta idea da un toque divertido y mantendrá los recuerdos siempre presentes.

Una corona navideña es muy fácil de hacer con una base circular de alambre dulce, rellena de musgos o follaje que consiga alrededor de su casa. La creatividad le indicará qué otros elementos agregará a la pieza, que podrá colgar mientras dure el verdor.

Los regalos también pueden tener su aporte en su navidad ecológica. Para forrarlos utilice periódicos viejos o revistas que tengan fotos coloridas. Inclusive puede pensar en envolver los regalos con esta u otra revista de acuerdo a la personalidad de quien lo recibe.

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.