use colores de paredes para ampliar o reducir espacios_post_epa

Use los colores de las paredes para ampliar o reducir espacios

Para lograr un mejor resultado al pintar los muros de una casa pequeña, hay que considerar la luz con la que cuenta y los colores que mejor funcionan. El blanco es el mejor color para “agrandar” estos ambientes, y los azules y verdes para hacerles contraste

 

Es algo corriente que cuando habitamos una casa o un apartamento pequeño nos preguntemos cómo hacer para que luzca más grande o para que el espacio no se reduzca visualmente al decorarlo.

 

La respuesta tiene que ver con la luz de que dispone este ambiente y con los colores que mejor se comportan.

 

Para crear la sensación de amplitud en viviendas de reducido metraje son recomendables todas las variedades del blanco para recubrir las paredes.

 

Utilizar el mismo blanco para todas las superficies funciona tan bien como combinar hasta dos tonalidades de este color. Puede aplicar un blanco sobre todas las paredes y, con otro blanco, recubrirlas puertas de los clósets y los marcos de las ventanas.

 

El uso del blanco tiene mínimas posibilidades de error, porque crea un efecto de amplitud debido a que este color refleja más la luz.

 

Por esta razón, las ventanas de un inmueble juegan un papel importantísimo al momento de decorarlo y más a la hora de combinarlas con las paredes.

 

Hay que tratar de cubrir las ventanas con telas muy livianas, o con cortinas de poco vuelo en el caso de que se utilicen telas pesadas, siempre en cualquier tono del blanco.

 

Para las ventanas también funcionan las persianas de madera clara y los estores o paneles japoneses. Éstos últimos suelen ser fabricados hasta un poco traslúcidos, pero lo suficientemente tupidos para conservar la privacidad, permitiendo que, aún tapando toda la ventana, entre claridad.

 

La sensación de amplitud de las paredes pintadas de blanco aumenta si las puertas y marcos siguen esta línea, mucho más si se usa para todas las superficies el mismo tono de este color.

 

El uso de un solo tono de blanco sobre todas las paredes y sobre las demás superficies de la casa, multiplica increíblemente la percepción del tamaño de los espacios pequeños y favorece a aquellos que tienen iluminación natural deficiente.

 

En cuanto a los muebles, si tiene un sofá principal muy pesado, tapícelo en tonos crudos. Pero si quiere color en sus muebles, trate al menos de que sean unicolor, o de que el estampado de los mismos tenga motivos pequeños.

 

La opción del color adicional al blanco

Hay colores no necesariamente claros que favorecen las estancias pequeñas y que funcionan esencialmente en espacios con mucha luz. Los colores fríos (que son aquellos que van del azul al verde) suelen funcionar mejor en espacios pequeños que los cálidos (que van del rojo al amarillo).

 

Es recomendable, de todas maneras, que predominen las paredes blancas – o en tonos del blanco- y que a éstas les haga contraste otra pared (dos a los sumo) recubierta en colores como el azul índigo o el verde oscuro.

 

El vino tinto y el marrón tierra llevan amarillo, que es un color cálido pero, preparados suficientemente oscuros – aunque no al punto en que de noche parezcan negro- pueden funcionar también en espacios reducidos sin crear agobio.

 

A veces los espacios pequeños carecen de carácter arquitectónico, lo cual puede disimularse al recubrirlos con un color oscuro, aportando un toque visual importante, inclusive elegante.

 

Puede pintar, por ejemplo, el techo de una cocina abierta hacia la sala de un color como el azul índigo, y aplicar el mismo color a las puertas de la casa que se encuentren en el campo visual de la cocina.

 

Igualmente, se pueden hacer más acogedores ciertos ambientes si usamos el verde oscuro en las puertas, y si además pintamos del mismo verde un escritorio -o cualquier otro mueble de cierto peso- y la pared frente a la cual se encuentra.

 

Al utilizar esta opción, será solamente esa la pared que lleve un color distinto al blanco, debido a que si agregamos color a más superficies podemos correr el riesgo de achicar visualmente el área o de realmente oscurecerla.

 

Evite usar colores oscuros en las columnas de una casa pequeña, mucho más si el resto de las paredes está pintado de blanco. En lo posible, no pinte los pasillos de esta manera.

 

Para el ambiente social de un apartamento pequeño, basta una sola alfombra de buenas dimensiones que tenga principalmente el tono de color que está usando en las paredes en combinación con el blanco.

 

Puede utilizar accesorios en tonos crudos u oscuros, como cestas tejidas en cualquier material natural, o baúles de madera. Trate de disponer estos elementos siempre muy cerca de la pared que tenga el color seleccionado distinto al blanco.

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.