Escoja la broca de taladro adecuada

Un taladro sin broca es como una pistola de juguete. Es esencial seleccionar el tipo adecuado para el material en que se va a trabajar con el fin de optimizar el desempeño de la herramienta, pero sobre todo, para evitar accidentes.

 

La broca estándar es similar a un tornillo tirafondo pero sin cabeza, que va incrustada y fijada en la punta del taladro o mandril y, gracias al motor de la herramienta, gira y permite hacer orificios en diversas superficies.

 

Las líneas que siguen son un breve paseo por la infinidad de modelos que ofrece el mercado:

 

  • Brocas para metal

Son helicoidales. La clave para identificarla, además del material, es la forma: mientras las de maderas tienen tres puntas, éstas tienen sólo una. Pueden ser utilizadas de cualquier tamaño hasta el máximo de la medida que admita el mandril (portamecha del taladro), aproximadamente hasta 6 mm de diámetro.

 

  • Para madera

También helicoidales, existen de diferentes filos, pero no hay grandes diferencias en cuanto a rendimiento. Poseen tres puntas: la del medio, para centrar perfectamente la broca, y las de los lados que son las que van cortando el material dejando un orificio circular perfecto. Para hacer perforaciones profundas, se utilizan unas mechas más largas con los filos endurecidos, y con una forma que permite una perfecta evacuación de la viruta o residuo de la madera.

 

  • Para concreto

Para taladrar paredes, techos y materiales de obra exclusivamente. Tienen una plaquita en la punta de metal duro que es la que va rompiendo el material. Pueden usarse con taladro percutor. Existen unas más largas que se utilizan para atravesar paredes y muros, y como suelen usarse con martillos percutores y por profesionales, la calidad suele ser alta. Tienen una forma que permite una mejor evacuación del material taladrado. Con una broca de pared o de madera jamás se podrá taladrar metal; sin embargo, con una de metal es posible taladrar madera, pero no pared.

 

  • Multiuso

Se utilizan exclusivamente sin percutor y sirven para taladrar madera, metal, plásticos y concreto. Si la broca es de calidad, es la mejor para taladrar cualquier material de obra, especialmente si es muy duro (gres, piedra) o frágil (azulejos, mármol). Taladran los materiales de obra cortando el material y no rompiéndolo como las mechas convencionales que utilizan percusión, por lo que se pueden utilizar sin problemas incluso con taladros sin cable, aunque no sean muy potentes.

 

  • Para vidrio o cerámica

Son brocas compuestas de un vástago y una punta de carburo de tungsteno (widia) con forma de punta de lanza. Se utilizan para taladrar vidrio, cerámica, azulejos, porcelana, espejos, etcétera. Es muy recomendable la utilización de soporte vertical o taladro de columna y la refrigeración con agua, trementina (aguarrás) o petróleo.

 

  • De pala o paleta

Utilizadas para abrir agujeros, principalmente en maderas, de hasta 38 mm de diámetro, ya que sus tamaños típicos van desde 3/8” hasta 1 ½”. Estas mechas producen una mínima fricción al momento de taladrar. Es recomendable colocar la punta de éstas en el centro del agujero, antes de apretar el disparador del taladro. Son algo más difíciles de usar, pues hay que mantener firme la perpendicularidad del taladro, por lo que es recomendable usar soporte vertical.

 

  • De avellanar

Se usan para embutir la cabeza de un tornillo fresado y trabajos similares en la madera. Los más comunes: avellanador fresador perforado y avellanador cónico. Utilizándolas en un taladro eléctrico producirán un rebaje de mayor limpieza y exactitud.

 

  • De taladrar y avellanar

Es la que abre el agujero, lo taladra y practica el rebaje para insertar la cabeza de un tornillo en la misma operación. Este accesorio sólo tiene una medida y la misma va a depender del tornillo a utilizar; por ello es recomendable comprarlo sólo en los casos en que todos los tornillos midan igual.

 

  • De taponar

Para cortar tapones cilíndricos de madera y ocultar las cabezas de los tornillos bajo la superficie de ésta.

 

  • De atornillar

Transforman el taladro en un destornillador o llave de tuercas eléctricos. Con esta broca es importante que el taladro sea de velocidad variable y que podamos colocarlo en la más baja para introducir lentamente el metal giratorio; de lo contrario el taladro se resbalará.

 

  • Helicoidal con centrador

Es una mecha en espiral de punta afilada y cuchillas de espuela que la hacen mantenerse en línea cuando se taladran agujeros para uniones de espiga. Especialmente usadas para perforaciones delicadas con paredes perfectamente cilíndricas. Sirven también para perforar agujeros profundos en sentido transversal.

 

  • Forstner

De cabeza cilíndrica y gusanillo corto, son especiales para perforar agujeros ciegos en madera de poco espesor. Otras aplicaciones: taladrar siguiendo un patrón (por ejemplo, agujeros para tarugos o tacos) o para eliminar nudos sueltos en la madera.

 

Si tiene más dudas acerca del tipo de broca de taladro a escoger, acérquese a cualquier tienda EPA y con gusto lo asesoraremos.

No hay comentarios

Agregar un comentario