tipos-de-bisagras-para-puertas

6 tipos de bisagras para puertas

Las bisagras son ese tipo de piezas que hacen que las puertas funcionen sin que nos demos cuenta. Tal vez, el único momento en que notamos su presencia es cuando estos componentes comienzan a chillar por la falta de lubricación.

 

Estas piezas son usadas en distintos lugares: cocinas, baños, salas, oficinas, ambientes industriales, barcos, etc. Las bisagras irremediablemente estarán en cualquier espacio que requiera de un mecanismo para abrir y cerrar, sacar y guardar. Y aunque parezca algo básico y ordinario, estos herrajes son muy variados, y van desde lo meramente funcional, hasta lo decorativo.

 

A continuación presentamos algunos tipos de bisagras que se pueden conseguir en el mercado:

 

  • De libro

Son las más básicas y utilizadas. Consisten en dos hojas de metal que se abren como un libro, las cuales pueden fijarse con tornillos a las partes que deseamos juntar.

 

  • Continuas o “de piano”

Son la versión más larga de las bisagras de libro, y pueden ser recortadas con tijeras o sierra para metales si se requiere una medida especial.

 

  • Decorativas

Siguen el mismo principio de sus hermanas bisagras de libro, pero la gran diferencia es que tienen formas variadas, con diseños más elaborados.

 

  • De embutir

Son las bisagras más usadas en el montaje de muebles, especialmente los de la cocina. También llamadas “de cazoleta”, ayudan a cerrar suavemente las puertas de los gabinetes y son imperceptibles desde el exterior del mueble. Pero es precisamente por esa “invisibilidad” que su instalación es más complicada si la comparamos con otros tipos de bisagra. Hace falta un conocimiento más avanzado y herramientas especializadas, como por ejemplo, unas sierras de copa.    

 

  • De resorte

Son los herrajes más indicados para la instalación de puertas de vaivén. Gracias a un resorte interno ajustable, las hojas de la puerta vuelven a su estado original a medida que permiten el paso de la gente. Este estilo de puerta es ideal para espacios de alto tráfico, como por ejemplo la cocina de un restaurant.

 

  • De doble acción

Básicamente son dos bisagras en una, abren la puerta en dos direcciones y ésta siempre vuelve a su lugar. Son necesarias en aquellos lugares en donde deseamos una doble apertura.

Tags:
No hay comentarios

Agregar un comentario